Feeds:
Entradas
Comentarios

Circo Mediático vuelve una semana más a sacar a la luz todas esas noticias del mundo de la comunicación de las que normalmente no podemos enterarnos por los medios tradicionales. Queremos que este programa sea un foro de debate y discusión acerca de los principios de la profesión periodística, en el que participen por medio de entrevistas y debates representantes de cada especialidad: redactores, fotógrafos, locutores, reporteros, portavoces…

Para este programa traemos declaraciones de Ignacio Escolar en el Foro de la Nueva Comunicación y una edición más de la sección ‘Cito textualmente’. Y, por supuesto, una vez más, la sección de ‘Cine en los medios’, que nos trae la deconstrucción de la crítica cinematográfica de la semana de la mano de Olivia Mora-Rey.

Como sabéis, los que hacemos este podcast somos estudiantes y tenemos unas obligaciones académicas que nos obligan a interrumpir su emisión durante la temporada de exámenes. Por esta razón, damos por finalizada la primera temporada de Circo Mediático. A la vuelta de las vacaciones de Navidad y una vez concluido nuestro cuatrimestral purgatorio universitario, volveremos con más actualidad, entrevistas, debates y cine en los medios de comunicación. Espero que sigan ahí para escucharnos.

Damas y caballeros, niños y niñas. ¡Pasen y vean! ¡Comienza la función! ¡Muchas gracias y hasta pronto!

Vodpod videos no longer available.

Circo Mediático vuelve una semana más a sacar a la luz todas esas noticias del mundo de la comunicación de las que normalmente no podemos enterarnos por los medios tradicionales. Queremos que este programa sea un foro de debate y discusión acerca de los principios de la profesión periodística, en el que participen por medio de entrevistas y debates representantes de cada especialidad: redactores, fotógrafos, locutores, reporteros, portavoces…

En el primer programa iniciamos un monográfico sobre terrorismo y medios de comunicación que contiuamos esta semana con una entrevista al escritor, periodista y profesor universitario José María Calleja. Y, por supuesto, una vez más, traemos la sección de ‘Cine en los medios’, que nos trae la deconstrucción de la crítica cinematográfica de la semana de la mano de Olivia Mora-Rey. Damas y caballeros, niños y niñas. ¡Pasen y vean! ¡Comienza la función!

Vodpod videos no longer available.

La detención y posterior encarcelamiento de Mikel Garikoitz Aspiazu, alias ‘Txeroki‘, cabecilla del aparato militar de la banda terrorista ETA, ha despertado una de las polémicas dormidas que siempre permanecen latentes en el debate de la deontología periodística: la espinosa cuestión del tratamiento mediático del terrorismo.

Desde el momento en que los medios de comunicación otorgan a la noticia una especial relevancia (colocándola en portada de diarios e informativos, preparando programas especiales al respecto…), están tomando una compleja decisión moral y adquiriendo una responsabilidad con su audiencia – la ciudadanía potencialmente amenazada por los violentos – y muy especialmente con las víctimas de la sinrazón: la responsabilidad de informar de manera respetuosa, veraz y comedida sólo de aquellos aspectos verdaderamente destacados que demanden su atención y no contribuyan con su publicación a la finalidad última de los asesinos.

[…]

—————————————-

El artículo completo en la sección Medios de la revista Tinta Digital

Circo Mediático 1×01

logodefinitivoCirco Mediático nace con la pretensión de sacar a la luz todas esas noticias del mundo de la comunicación de las que normalmente no podemos enterarnos por los medios tradicionales. Además, pretende ser un foro de debate y discusión acerca de los principios de la profesión periodística, en el que participen por medio de entrevistas y debates representantes de cada especialidad: redactores, fotógrafos, locutores, reporteros, portavoces…

En este primer programa, iniciamos además un monográfico sobre terrorismo y medios de comunicación con una entrevista a Eduardo Madina, diputado socialista y víctima de la barbarie. Y, por supuesto, la sección de “Cine en los medios” nos trae la deconstrucción de la crítica cinematográfica de la semana de la mano de Olivia Mora-Rey. Damas y caballeros, niños y niñas. ¡Pasen y vean! ¡Comienza la función!

Vodpod videos no longer available.

grande_diariosEl panorama de los medios de comunicación en Cataluña – como la educación, el cine y tantos otros aspectos de la vida diaria – se está viendo recientemente afectado por la polémica partidista acerca de la discriminación lingüística. Por un lado, están los abanderados del nacionalismo, que opinan que el catalán todavía no ocupa el lugar que verdaderamente le pertenece en los diarios, las pantallas, las ondas y la Red. Al otro lado se encuentran los no nacionalistas, comúnmente identificados con la derecha política y mediática, que defienden el predominio del español como elemento unificador de todos los territorios que conforman el Estado aunque sea a costa de la identidad particular de las distintas nacionalidades históricas que reconoce nuestra Constitución.

Sobre la mesa esperan un sinfín de cuestiones importantes que debatir, pero en torno a ella los argumentos de los distintos actores son cada vez más demagógicos y precariamente documentados. Al primar la ideología sobre las referencias históricas, las cifras y los razonamientos, es fácil que el consumidor de medios se sienta desorientado y muestre adhesión incondicional a la versión de una determinada formación política o una publicación concreta. Por eso, el único modo de combatir esta desinformación es presentar los datos desnudos, libres de interpretaciones y que cada lector construya su propio criterio.

[…]

—————————————-

El artículo completo en la sección Medios de la revista Tinta Digital

img_0320No me cansaré de repetir que lo mejor que me he llevado de Cáceres no han sido las conferencias (qué también), ni los talleres (a los que lamentablemente no pude acudir, porque coincidían con las mesas redondas. ¿Me dejaré algún día de arrepentir de no haber ido al de Enredados…?), sino las personas que conocí y con las que compartí los tres días de pseudo-formación periodística y, por qué no decirlo, de divagación etílica intensiva.

Las primeras personas a las que quiero agradecer el incalculable mérito de que la experiencia se haya convertido en algo inolvidable son, sin lugar a dudas, mis compañeros de clase: los cuatro insensatos que se dejaron arrastrar por este loco idealista, llegando a hacer suya mi ilusión y haciendo posible que se concretara en algo real y, al mismo tiempo, fantástico. Mi amigo José Manuel Blanco, con su pragmatismo y su generosidad sin límites, se encargó de conseguir un techo donde cobijarnos y un lecho img_0367donde entregar a Morfeo las pocas horas del día que el Congreso y Baco no lograron hacer suyas. Junto a su compañero de piso, Fausto, se encargaron de que mis poco concretos planes salieran de Madrid, buscando un transporte asequible para llevarlos sobre raíles hasta Cáceres. Y no es lo único que debo agradecer al amigo Fausto, con el que, siempre bien acompañados del amigo Pepelu, tuve el gusto de compartir la inolvidable primera noche de fiesta en “La Madrila”. ¡Qué maestría la nuestra para suplicar chupitos a las amables (y bellas) camareras cacereñas!

img_0302Y qué impagable momento el de esa mañana, con Fausto, Pepelu y un servidor persiguiendo cual sabuesos famélicos el olor de unos churros recién hechos que nos acompañarían poco después en la agotadora espera hasta las seis de la mañana, momento en que el anciano pensionista (por edad, y por ser el dueño de la pensión en que paramos) levantaba su nocturno toque de queda y nos permitía sestear un par de horas antes de la siguiente jornada de Congreso. Y no me olvido de César, que supo apechugar con “la fea” para que yo le entrara a “la guapa” en la segunda de las noches toledanas, aquella en la que ligar se convirtió en una exigencia para los solteros del grupo. Qué pena, querido César, que no supiéramos elegir y acabasemos la estancia con un lamentable 2/0 en el marcador. En fin, ellas se lo pierden…

img_02951img_02961

Pero, evidentemente, y a pesar de esperados reencuentros como el de mi querido jefe – y, por encima de todo, amigo – Borja Ventura, no todas las caras que ví en Cáceres fueron conocidas. Ya desde los primeros compases de la andadura comenzaron las presentaciones, casuales o no. La primera de la que tengo conciencia, lamento si me olvido de alguien y espero que sepa perdonármelo, es la del bloguero barcelonés Miquel Pellicer, excelente periodista y, por encima de todo, excelente persona. Nuestro fortuito encuentro fue, cuando menos, digno de mención.

Como, al igual que nosostros, sufrieron todos aquellos que no dispusieron de coche, el trayecto desde el centro de Cáceres hasta el CCMI recordaba más a las interminables caminatas del Señor de los Anillos que a un agradable paseo por el campo. Me explico. Cuando por fin, no sin dificultades y largos trechos recorridos, el inadvertido congresista lograba apearse del autobús que, en teoría, dejaba más cerca del recinto de marras, era cuando comenzaba lo peor, especialmente si las indicaciones del poco comunicativo conductor de dicho transporte público eran erróneas o, cuando menos, poco recomendables.

Vodpod videos no longer available.

img_0283

Pinchad aquí si no funciona el vídeo

La senda hasta el CCMI discurría por un descampado literalmente plagado de minas antipersona, materializadas en la repugnante forma de “cagarrutas de oveja”, que más parecían corresponder a otro animal más grande. Como en la adversidad es donde se fraguan las grandes amistades, fue allí donde el destino quiso que nos encontraramos con el amigo Miquel, tan desconcertado y molesto como nosotros por lo impreciso de la ubicación del centro. “¿Cómo es exactamente el edificio que estamos buscando?”, debió de decir alguien. “Uno muy moderno. Prueba a conectarte al wifi y así sabremos si está cerca”, contesté yo, que ilusamente contaba con el buen funcionamiento de una red inalámbrica que brilló por su ausencia toda la santa mañana. “Será esto”, ironizamos ante un chamizo de 3×3 metros que img_0284se erigía en medio de la gran letrina ovina. “No parece que tenga wifi, así que supongo que no”, fue lo último que se oyó antes de que César abriera una cerca de la que, quién sabe, tal vez horas después escapó todo el rebaño de un pobre pastor cacereño que recordará por siempre a nuestros progenitores.

Finalmente, y no tras pocas tribulaciones, logramos llegar al CCMI, donde pude poner cara a muchos de mis referentes en la blogosfera, muchas de las personas de las que he aprendido (y en las que sigo fijándome, ahora con un interés renovado) a lo largo de mi breve pero intensa andadura blogera. Todos ellos tienen, cuando quieran, un asiento VIP en mi pequeño circo y, sobre todo, un lugar irremplazable en mi memoria. A todos ellos, o mejor, a todos vosotros, espero poder conoceros más a fondo en futuros encuentros, pues sé que compartimos ese idealismo incurable del gusanillo periodístico. No pude hablar con todos – algunos porque no me atreví a acercarme, otros porque no surgió una ocasión -, pero igualmente quiero dar las gracias a: mis colegas estudiantes de Sin futuro y sin un duro, los alumnos de la Rey Juan Carlos con los que cenamos, César Calderón (¡te debo un cubata!), Alicia Baidal, Rosa Jiménez Cano, José Daze, Jesús Gordillo, Sonia Blanco, Silvia Cobo, Marilín Gonzalo, Jaime Estévez, Javier Barrera, Luis Carlos Díaz, Jesús Gordillo, Pau Llop, Laura Pintos, Chiqui de la Fuente, Juanlu Sánchez… y seguro que me dejo un sinfín de nombres y quedo como un gañán con alguien. En cualquier caso, como se suele decir, son todos los que están, pero no están todos los que son.

¡Gracias a todos, y hasta la próxima!

eleccionesobama_grandeEstá comprobado que los seres humanos nos sentimos atraídos por lo exótico. Es más, el feeling que produce en nosotros lo novedoso, lo único, lo excepcional es tan sublime que nos puede llevar a superar las más endémicas antipatías, aunque sea sólo de forma temporal y sin que sirva de precedente. Puede que no exista un término científico para definir como concepto general esta irrefrenable pasión por lo inaudito, pero a menudo es posible encontrar nombres individuales para sus más notables manifestaciones. La más reciente y notoria, como ya se anticipó en números anteriores de esta revista, recibe en el mundo anglosajón el calificativo de “obamania“, expresión que en España se ha venido traduciendo como “obamamanía“.

“Obamaníacos” sin fronteras

La “obamamanía” no entiende de fronteras, no entiende de culturas, de razas o de colores de piel. No es más que el sentimiento común de que algo está cambiando en el planeta y toda la humanidad quiere ser partícipe de ello. No importa si la nacionalidad de una persona le permite o no tomar parte en la decisión final, expresar su deseo en las urnas, porque en realidad el conjunto de la opinión pública mundial y los medios de comunicación tomaron su decisión mucho tiempo atrás. En realidad, la noche del 4 de noviembre era sólo un momento para reafirmar lo que para entonces ya se había convertido en un clamor unánime: Obama será el primer presidente negro en tomar las riendas del país más poderoso de la Tierra.

Esta emoción compartida es la que hizo que millones de personas se echaran ilusionadas a las calles de EEUU, o siguieran con impaciencia en sus pantallas el minuto a minuto de las elecciones, de cuya intensiva cobertura ningún diario digital o cadena de televisión mundial quiso quedarse fuera. El despliegue de medios fue impresionante, inédito, sólo comparable con la masiva expectación de la ciudadanía. Podría decirse que actuaron las tensiones de la oferta y la demanda: los medios se esforzaron por ofrecer lo que su audiencia les estaba pidiendo. A toro pasado la pregunta que deben hacerse es: ¿misión cumplida?

[…]

—————————————-

El artículo completo en la sección Medios de la revista Tinta Digital