Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 abril 2008

Ministros mediáticos, sí, y además, en varios sentidos. En primer lugar, el evidente: las primeras planas y las editoriales de los principales diarios del país, así como los principales minutos en radio y televisión, son ocupados hoy por las fotografías y nombres de los componentes de la nueva plantilla ministerial.

En segundo lugar, y en realidad con no menor grado de obviedad, están las razones que han movido al presidente Zapatero a decidir la mayor parte de los nuevos nombramientos. Y esas razones han sido, fundamentalmente, de índole mediático: dar que hablar, aparecer en la tele, acaparar los titulares y, sobre todo, mostrarse un presidente transgresor, amante incondicional del “por primera vez en la democracia”.

Y esto no lo digo yo, no me lo invento, lo manifiesta veladamente el propio ZP cuando reconoce que con la composición del nuevo gabienete ha querido hacer “pedagogía” social, es decir, presentar un ejemplo para los ciudadanos. Ahora veremos qué clase de ejemplo.

Los medios, encantados de recibir las noticias servidas en bandeja de plata, han recogido de inmediato el guante del presidente, dedicando lugar preferencial a criticar (y también alabar, aunque los menos) los nuevos nombramientos. No crean que le ha salido el tiro por la culata al presidente, todo lo contrario. Qué hablen de mí – es la máxima del márketing publicitario -, aunque me pongan a caldo.

Veamos lo que han dicho algunas de las principales cabeceras nacionales:

  • EL MUNDO:

Salen en portada con un titular bastante incendiario, que no duda en criticar la vanagloria del presidente dando a entender que Zapatero “alardea” y “presume” de esa “pedagogía social” y ese “predicar con el ejemplo” que mencionaba antes.

Más allá de que las formas de El Mundo sean o no las correctas, debo admitir que en lo esencial estoy de acuerdo con sus afirmaciones a este respecto, ya que el cariz “modernizador” (palabra talismán que siempre ha gustado a los progres de la chaqueta de pana) que ha imprimido el presidente en este nuevo gabinete tiene mucho de hipócrita y de “bienqueda” y poco de eficiencia y méritos políticos.

En opinión del diario – y también en la mía -, es demasiado evidente la antedicha intencionalidad, sobre todo en dos de los nombramientos. El primero, el de Carme Chacón, primera mujer al frente de Defensa en la democracia (a pesar de su nula experiencia en la materia), que aporta al Gobierno un importantísimo tirón de cara a la opinión pública, ya que se trata también de la primera mujer que dará a luz en ejercicio de una cartera ministerial.

Y el segundo, el nombramiento de Bibiana Aído, minisistra más joven de la democracia, primera que – como apunta El Mundo – es “nacida en libertad”, es decir, que no ha visto el régimen de Franco más allá de Cuéntame. A la buena imagen ante la sociedad que ya da su juventud contribuye también el puesto que está llamada a ocupar. Y es que Aído será la máxima responsable de uno de los nuevos minsterios, el de Igualdad, que ya de por goza de una excelente aceptación entre la ciudadanía.

  • EL PAÍS:

Destacan el papel de Miguel Ángel Sebastián en el nuevo Gobierno, lo que en opinión del diario sería la devolución del favor que hizo a Zapatero presentándose a las elecciones para el Ayuntamiento de Madrid frente al imbatible Gallardón.

No sólo ha entrado en la lista como ministro de Industria. Además, ha ido acompañado de dos mujeres de su confianza: Cristina Garmendia y Beatriz Corredor, que se encargarán del nuevo ministerio de Ciencia e Innovación y de Vivienda. Le ha recuperado para la primera línea política en una vertiente muy importante para el presidente: las estrategias económicas de futuro.Su opinión también ha sido decisiva a la hora de dibujar el nuevo organigrama ministerial.

Además, coinciden con El Mundo en señalar la juventud de la nueva ministra de Igualdad. En concreto, a Bibiana Aído dedican el artículo titulado “Papá, me van a nombrar ministra”, con un tono general de justificación de sus méritos y de apoyo a su elección.

Por otro lado, ponen de manifiesto la confrontación de poderes entre Miguel Sebastián y Pedro Solbes, que parece inevitable en el plano de la política económica, por el hecho de que el presidente ha demostrado escuchar el criterio de ambos (sin ir más lejos, la polémica medida de los 400 euros parte de una idea de Sebastián). Por último, resulta interesante también la breve entrevista a Jesús Caldera que ofrece el diario en sus páginas interiores, en la que el ex ministro trata de dejar claro que entre el presidente y él no hay ningún tipo de problema y que, simplemente, le ha sido encomendado un nuevo cargo en la formación ideológica del partido.

  • ABC:

De este diario me conformo con destacar el titular de portada “Zapatero confía los nuevos retos de su Gobierno a ministras inexpertas”. Evidentemente, la afirmación hace referencia a la elección de Cristina Garmendia y Bibiana Aído, ambas escasamente experimentadas, para ocupar sendos puestos al frente de los dos ministerios de nuevo cuño, Ciencia e Innovación e Igualdad, respectivamente. Se trata de dos organismos nuevos en los que el presidente ha declarado confiar y en los que reposa la esperanza de la “modernización” anunciada.

Sobre el primero recaerán competencias que hasta el momento eran propias de Educación, como la gestión de las universidades. En esas circunstancias, se trata evidentemente de un ministerio de cierto peso, que tal vez le venga grande a la socialista vasca. Con un poco de maldad, cabría sugerir que su elección haya podido deberse a la necesidad de Zapatero de terminar de cubrir el cupo vasco (recuerden que Javier Rojo y Ramón Jáuregui ya engrosaron esa lista) y de aumentar la nómina de mujeres de cara a alcanzar la discriminación positiva perseguida.

  • La Razón:

Sin apartarse de su línea habitual, La Razón se ha mostrado hoy el periódico más crítico con la elección del los nombres del nuevo gabinete, que califican de “un equipo de riesgo por nombres y estructura”, fundamentalmente por tres razones:

Uno, la desaparición del Ministerio de Agricultura, cuyas competencias pasan a una cartera que recibe el nombre de Medio Ambiente, Medio Rural y Medio Marino, lo que en el mundo agrario se ha entendido como «una declaración de guerra».
Dos, la anexión del departamento de Asuntos Sociales en un macroministerio que asume la política social, la educativa y la de juventud. Muchos pensaban que el desarrollo de la ley de dependencia merecía por sí misma una cartera.
Y tres, la creación del Ministerio de Igualdad, que aun entendiéndose como un gesto político de carácter pedagógico, se acoge con reserva al entender que no desarrollará una política transversal. Sus competencias son limitadas y eso ha causado malestar.
Eso, por no hablar de la sorpresa tanto en el PSOE como en las organizaciones de mujeres el nombre de la ministra, una jovencísima andaluza de 31 años, vinculada a Manuel Chaves, pero sin predicamento en el mundo de la igualdad y el feminismo. «Es nuestra gran apuesta. La igualdad es la esencia de nuestro proyecto político, si fallamos en esto, fallamos en todo», decía ayer un destacado miembro del Ejecutivo.

También, coincidiendo con otros diarios y conmigo mismo, pone en duda las razones del nombramiento de algunos de los componentes de la nueva plantilla, especialmente Carme Chacón, que parece llamada a dar que hablar en los próximos meses, independientemente de lo bien o mal que desempeñe su cargo.

Además, llama la atención la observación, bastante atrevida y acertada, de que

El nuevo Gabinete no podía ser exactamente paritario, dado que no hubiera sorprendido a nadie y, sin embargo, llama la atención que haya más mujeres que hombres. Hace falta que ese 60-40 se mantenga en los segundos y terceros niveles. Quizás para eso haya creado el Ministerio de Igualdad.

  • Público:

Nada sorprendentemente, el diario que dirige mi admirado Ignacio Escolar se mantiene neutral, e incluso tal vez más cercano a la adhesión al criterio gubernamental. En otras palabras, el componente de crítica que muestran es escaso, tal vez considerablemente menor de lo que quisieran algunos de sus redactores y el propio director.

¿Por qué digo esto?, se preguntarán. Pues bien, mi teoría es que Público ha asumido el compromiso de no hacer el juego a la prensa conservadora, que no va a dudar en ningún momento en descalificar y desacreditar las acciones del Gobierno socialista con la evidente intención de producir un desgaste conducente a una hipotética victoria del Partido Popular en los comicios dentro de cuatro años o, más a corto plazo, en las elecciones autonómicas de diversas comunidades donde a priori los aventajan los socialistas.

El contrapeso a este tipo de publicaciones – entre las que evidentemente se enmarcan El Mundo, ABC y La Razón -, no puede sino partir de los diarios progresistas, bandera que desde su fundación enarbola Público y con la que ha de ser coherente incluso, en algunos momentos concretos, a su pesar. Porque, desde luego, no duden que a los profesionales del diario les encantaría poder dar mañana la noticia de que José Luis Rodríguez Zapatero encabeza las manifestaciones por la Tercera República y lleva al Parlamento lo que cientos (tal vez miles) de personas reclaman en las calles.

Algo más crítico se muestra el director del diario, el ya citado Escolar, en su blog, donde sumariza con bastante acierto las que, a su juicio, son las seis claves del nuevo Gobierno:

1- ¿Por qué sale Caldera?

[…]La conversación donde Zapatero le anunció a Caldera que dejaba de ser ministro no fue breve. Hablaron durante dos horas. Para el presidente tampoco tuvo que ser fácil. Si se hace una regla de tres con Suresnes y el congreso del PSOE del año 2000 como marco, Zapatero es a Caldera como Felipe a Guerra. Hace ocho años, en aquel congreso donde el presidente alcanzó el liderazgo socialista, el ahora ex ministro fue su principal aliado. La relación entre ambos se enfrió después, tras la victoria de 2004, pues Caldera aspiraba a una vicepresidencia que nunca llegó. Sus rivales dentro del partido y del Gobierno, que no son pocos, han cuestionado su gestión, aunque critican más la comunicación que lo que en efecto ha hecho.

[…]a Caldera no le espera el destierro. Tiene por delante una tarea a la que el presidente, con razón, concede mucha importancia: crear un think tank socialista que rivalice con la FAES del PP. Hasta ahora, las fundaciones del PSOE han servido más de despachos para viejas glorias que como fábricas de ideas.

2- ¿Por qué sigue Magdalena Álvarez?

La única ministra de Fomento reprobada por el Congreso sigue al frente, ni partida ni doblá. La situación económica juega a su favor, pues es prioritario acelerar la obra pública y un nuevo ministro (lo que supondría un nuevo equipo) tardaría en hacerse con los mecanismos. Además de la mediación de Chaves desde Andalucía, también la ha respaldado Pedro Solbes, que habla bien de su gestión.

3- ¿Qué papel ocupará Miguel Sebastián?

El peso en el gabinete del nuevo ministro de Industria no termina sólo en su cartera. Su influencia sobre Zapatero se ve también en el nombramiento al frente de Vivienda de Beatriz Corredor, una persona a la que Sebastián metió hace apenas un año en política.[…] Cristina Garmendia, que gestionará este nuevo ministerio, también es una persona de la confianza de Miguel Sebastián. […] Desde Industria, Miguel Sebastián, se coloca en el puesto de salida para reemplazar en futuros gobiernos, a Pedro Solbes al frente de Economía. “Habrá que poner una vela para que no haya conflictos entre ambos”, dice un diputado del PSOE.

[…] 4- ¿Por qué continúa Mariano Bermejo?

Con razón o sin ella, el titular de Justicia ha sido uno de los ministros más criticados, especialmente si se mira el poco tiempo que lleva en el cargo. De por sí, en política, esto ya es una razón para mantenerlo. Zapatero libra una batalla importantísima con el búnker judicial de la derecha y quitar a Bermejo tan pronto sería un síntoma de debilidad. Además, desde el momento en que decidió que José Antonio Alonso sería su portavoz en el Congreso, tampoco tenía otro candidato claro para el puesto. No obstante será Alonso, y no Bermejo, el que negocie con el PP el pacto por la justicia.

5- ¿Por qué Agricultura se une a Medio Ambiente?

Sigue Elena Espinosa, sale Cristina Narbona. Agricultura fagocita Medio Ambiente, y los intereses de ambos ministerios no siempre van de la mano ¿Qué primará? ¿La ecología o los regantes? Desde Moncloa aseguran que las competencias de Agricultura prácticamente han desaparecido, que lo importante ahora será la gestión medioambiental. José Blanco, el principal valedor de Espinosa, ha defendido este cambio, pues viene bien para las próximas elecciones en Galicia una ministra gallega con capacidad de inversión, como ahora tendra Espinosa.

6- ¿Por qué Carme Chacón en Defensa?

Es mujer, está embarazada y es catalana. “Sólo le falta ser negra”, bromea una persona de su entorno. En política, lo simbólico no es sólo mensaje; no sólo demuestra que algo ha cambiado, sino que también sirve para acelerar y provocar nuevos cambios. Una mujer embarazada al frente de Defensa es, por sí misma, una medida en pro de la igualdad.

El nombramiento de Chacón en uno de los ministerios más importantes, uno de los de mayor peso institucional, también tiene su mensaje interno. Zapatero la señala así como su posible delfín. En dos años, en la probable crisis de Gobierno que se producirá tras la presidencia española de la UE, Carme Chacón podría ser vicepresidenta. Zapatero parece decidido a pasar a la historia como el político español que más hizo por la igualdad entre los hombres y mujeres. Qué mejor herencia feminista que una sucesora.

Así que, queridos lectores, después de este post y el que escribí ayer espero que les hayan quedado claras las principales cuestiones a tener en cuenta a la hora de valorar los últimos nombramientos del presidente del Gobierno.

Eso sí, como siempre, les invito a que formen su propia opinión y no se queden con la mía o la de los medios de comunicación. Y, además, les invito también a que la compartan con nosotros dejando algún comentario con sus observaciones.

Anuncios

Read Full Post »

Como los niños que estrenan juguete nuevo y están deseando enseñárselo a sus amigos, a los amigos de sus amigos, a sus enemigos (al más puro estilo “chincha rabiña, que tengo una piña”) y, en última instancia, a todo bicho viviente que se preste a escucharlos, el Partido Socialista ha desvelado hoy los nombres de los políticos que se harán cargo de cada una de las carteras ministeriales en el no tan nuevo ejecutivo de Zapatero, anticipándose a la formalidad un tanto añeja de comunicar dichos cargos al rey antes que a cualquier otro.

Yo, igualmente dado al infantilismo, he cedido a la inmediata tentación de sacar punta a las decisiones del presi, muchas de ellas claramente tomadas de cara a la galería, otras de cara a contentar a los distintos líderes regionales y otras en aras de la política corrección.

En lo esencial, mi crítica podría resumirse en los siguientes puntos:

  • Jugando a ser malintencionado, cabría sugerir que el nombramiento de nueve mujeres para el cargo de ministras (frente a ocho hombres, con lo que se conforma el primer Gobierno con mayor presencia femenina que masculina de toda la democracia) puede responder a un intento de superar la apuesta de Rajoy con el nombramiento de Sáenz de Santamaría como portavoz del PP en el Congreso de los Diputados. Este tipo de descriminación positiva luce mucho de cara a la opinión pública y es generalmente alabada por los medios de comunicación, en una claro esfuerzo por equilibrar la balanza de privilegios tradicionalmente decantada del lado de los varones.
  • Desafortunadamente, el nombramiento de Carme Chacón como ministra de Defensa parece confirmar mis peores sospechas y deja poco espacio a la valoración positiva de los hechos. Porque, seamos sinceros, ¿cuáles son los méritos de la hasta ahora ministra de Vivienda para optar a la nueva cartera? ¿De verdad que no había nadie más cualificado, hombre o mujer, para desempeñar esa función?
  • Parece, en consecuencia de lo antedicho, que los puestos no se otorgan por la valía o la experiencia de la persona para su desempeño, sino por criterios mucho más arbitrarios como el sexo, lo cual es discriminatorio aunque se venda como todo lo contrario de cara a la sociedad.
  • ¿Cuál sería mi fórmula?: ni más mujeres, ni más hombres para ocupar los cargos, más PROFESIONALES. Para cada puesto la persona mejor preparada, independientemente de su sexo. No es negativo que un Gobierno tenga 15 mujeres y 2 hombres, o que tenga 13 hombres y 4 mujeres o cualquier otra combinación posible, siempre y cuando los elegidos sean aquellos profesionales más competentes en cada terreno de la discusión política.
  • Sigue Miguel Ángel Moratinos al frente de Exteriores. ¿Es que nadie se percata de la escasa capacidad diplomática de ese hombre? ¿Es que nadie ve que es todo lo contrario a un buen comunicador? ¿Es que no nos preocupa que la imagen que tengan de nuestro país en el extranjero sea la suya?
  • Todo apunta a que la solución de la huelga de los funcionarios de Justicia ha dado a Mariano Fernández Bermejo la legitimidad suficiente para continuar al frente de un cargo que le viene grande. Y, desde luego, no me parece que sea la persona más indicada para iniciar las imprescindibles conversaciones con el Partido Popular de cara a las urgentes reformas que el Poder Judicial necesita.
  • Dos puntos positivos: los vicepresidentes, Solbes y De la Vega, inmejorables desde mi punto de vista; y la creación de dos nuevos Ministerios: Igualdad e Innovación, que a falta de ver como se desarrollan me dan la impresión de ser una excelente idea para avanzar en reformas sociales y facilitar el cambio de modelo de crecimiento del país, respectivamente.
  • Me queda la incertidumbre sobre algunas de las caras nuevas del Ejecutivo. Si bien algunos de los ministros entrantes me son de sobra conocidos (Sebastián, que se ocupará del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio), de otros ni siquiera había escuchado hablar hasta ahora. Tal es el caso de Cristina Garmendia (nueva Ministra de Innovación), de Beatriz Corredor (que sustituye a Chacón al frente de Vivienda), de Bibiana Aído (ministra de Igualdad) o de Celestino Corbacho (Trabajo), los cuales parten para mí – y me imagino que para muchos más – con el cuentakilómetros a cero, listo para medir la eficacia de su labor ministerial y el alcance de sus decisiones.
  • ¡¡Y pensar que en un momento dado de su campaña, Llamazares llegó a reclamar para sí un Ministerio si el PSOE necesitaba de su apoyo para apoyar la candidatura de Zapatero!! Desde luego, soñar es uy bello, pero no es precisamente práctico. Y menos aún en nuestro país, donde el voto se convierte cada vez más en la decisión resignada y pragmática de combatir al temido oponente o de buscar “el mal menor” en una de las dos opciones mayoritarias.

Pero mejor no seguir dándole vueltas a este tema, porque me pongo malo. ¿De veras no somos capaces de vislumbrar lo enriquecedor que sería para la democracia que en el Gobierno se integraran miembros de otras fuerzas políticas además de la mayoritaria? Porque, queridos lectores, dejenme decirles que se trata de algo más que evidente, y de lo que podemos encontrar miles de ejemplos clarificadores.

Se me ocurre uno especialmente relevante, ahora que nos acercamos al 14 de abril, aniversario de la proclamación de la Segunda República. Llegada esta fecha, muchos nos preguntamos – y nos seguiremos preguntando seguramente durante muchos años – qué sucedería si los ciudadanos pudiéramos expresar nuestra opinión al respecto de la imposición de un rey como jefe del Estado.

Posiblemente elegiríamos que Juan Carlos continúe en el cargo, o puede que no. Pero no residiría ahí la importancia de la cuestión. Lo esencial sería que el debate acerca de la Monarquía habría saltado a los medios y las instituciones políticas, es decir, que una problemática latente en la opinión pública desde hace mucho tiempo habría sido llevada al Parlamento por una hipotética fuerza política, necesariamente progresista, valiente y decidida.

Es una pena que nuestro sistema electoral castigue a los pocos partidos que cumplen con esas características y que, en consecuencia, silencie en la vida pública a los representantes de casi un millar de voces que se alzan en nuestras calles. No se dan cuenta de que en la variedad está la riqueza y de que en el exclusivismo está la involución. Pero, por suerte, los que aún confiamos en el cambio y en que las cosas pueden ir a mejor seguiremos haciéndonos oír, y lo haremos bajo las pancartas si no nos dejan hacerlo en las tribunas de las instituciones.

Porque la máxima de la democracia deberían ser las palabras de Voltaire:

“No comparto su opinión, pero defenderé hasta la muerte su derecho a expresarla”.

——————————————————–

Actualización (Día 12 a las 17:30):

Gaspar Llamazares, creo que muy acertadamente, ha manifestado la siguiente opinión acerca del nuevo ejecutivo socialista:

Llamazares ha declarado que la fusión del ministerio de Medio Ambiente con Agricultura y la inclusión de las políticas sociales en Educación demuestran una “pérdida de fuerza de las políticas sociales y ambientales” en el nuevo Gobierno de Zapatero. El líder de IU considera que las políticas sociales “se van a subordinar a la política económica”, lo que implica un “giro al centro derecha”.

También me parecen relevantes las declaraciones de Durán i Lleida acerca del nombramiento de Chacón como ministra de Defensa, que casualmente coinciden con la opinión que yo mismo defiendo en el post:

Duran Lleida también ha criticado el nombramiento de Chacón en Defensa, a la que ve con “poca experiencia”. Duran asegura, sin embargo, que es “positivo” que una mujer se encargue de Defensa.

Fuente : El País

Read Full Post »

Hillary asegura que la niña bosnia de ocho años era en realidad francotiradora

Acusada en los últimos días de embellecer su historia acerca de un altercado con fuego de francotiradores en Bosnia, la candidata demócrata a la presidencia de EE.UU., la senadora Hillary Clinton, declaró ayer que “no traten de tomarla el pelo” con fotos suyas siendo bienvenida en el aeropuerto por una niña Bosnia, con coleta, de 8 años de edad y con un ramo de flores en la mano.

“No hubo tal niñita”, dijo Clinton a los reporteros en Gary. “Se trataba de una miniatura de francotiradora Bosnia”.

La senadora de Nueva York expresó que momentos despues de que la “supuesta niña pequeña” se le presentara con las flores, se reveló que el ramo escondía en realidad “una diminuta arma semi-automática”.

“Afortunadamente, tuve el control mental suficiente para emplear algunas de las técnicas de Taekwondo que había aprendido durante mi preparación para los encuentros de Irlanda del Norte”, añadió.

Defendiendo a su mujer frente a las acusaciones de haber inventado los riesgos que corrió en sus tiempos de primera dama, el ex presidente Bill Clinton explicó a John King, de la cadena CNN, que “los votantes demócratas se enfrentan a una clara decisión en estas elecciones: ¿Quieren a una mentirosa o a un plagiador?”

“Hillary cuenta algunas auténticas trolas, pero por lo menos son originales”, argumentó.

En respuesta a la pregunta sobre si cree el relato de su mujer acerca de los hechos en Bosnia, Clinton respondió: “Todo lo que puedo decir al respecto es Reverendo Wright, Reverendo Wright, Reverendo Wright, Reverendo Wright, Reverendo Wright, Reverendo Wright.”

Por otra parte, el senador John McCain confesó haberse divertido viendo la película “10.000 A.C.”, la cual describió como “un viaje sentimental para mí”.

Autor: Andy Borowitz

Fuente: Cagle Post

Traducción propia

Qué mejor que uno de los ingeniosos reportajes ficticios del mordaz Andy Borowitz y unas cuantas viñetas graciosas para ilustrar el tema del que les quiero hablar hoy: las elecciones estadounidenses. Antes que nada, y ya que por tratarse de un país lejano pocos o nulos intereses puedo albergar en el resultado de los comicios, voy a explicar mi posición al respecto.

En primer lugar, me produce un abierto y enconado rechazo la candidatura del senador John McCain, una auténtica momia política en sus planteamientos, demasiado similares en lo fundamental a los del actual presidente estadounidense, George W. Bush., cuya popularidad se desploma cada vez más rápidamente. Sin ir más lejos, McCain es el único de los tres candidatos a la presidencia que defiende, a pesar de lo palpable de sus catastróficas consecuencias, la ocupación norteamericana de Irak, por la que tan alto precio político ha pagado el actual inquilino de la Casa Blanca.

Otra prueba irrefutable de su concordancia política con la actual Administración son los rumores acerca de la posible vicepresidencia de Condoleeza Rice, actual Secretaria de Estado, en caso de resultar triunfadora la candidatura de McCain en las generales. Aunque voces suficientemente autorizadas desmienten este rumor – que, de ser cierto, probablemente supondría un lastre para la campaña republicana en estos tiempos de cambio y de renovación-, el mero hecho de que haya surgido y de que no haya escandalizado a nadie ya prueba el aroma de continuismo que desprende John McCain.

Además, tengamos en cuenta que el senador por Arizona es poco menos que un chaquetero, dispuesto a anteponer su carrera política y su ascensión en la escala de poder a su posición ideológica, hasta el punto de haber sido uno de los nombres que John Kerry barajó como posible vicepresidente (pueden leer también la noticia en ingles en el New York Times) en en el año 2004, antes de ser derrotado en las elecciones generales por el candidato republicano, George Bush.

Por su parte, las dos candidaturas demócratas aún en liza (Clinton y Obama) me suscitan sentimientos encontrados de esperanza y de frustración. Por un lado, el hecho de que ambos representen en sí mismos un cambio y una ruptura con las tradiciones añejas y ya rancias del presidencialismo estadounidense me permite en cierto modo pensar que el progreso aún es posible.

Si las propuestas de uno o de otro se plasman finalmente en actuaciones concretas y no se quedan en simple y fugaz palabrería, es probable que los EE.UU., y con ellos la larga nómina de países que en mayor o menor medida le rinden pleitesía, den por fin un giro radical a su política, lo suficientemente pronunciado para corregir sus más flagrantes errores y con ello detener la involución en que se halla inmersa la civilización occidental (cambio climático imparable, agotamiento de los recursos, neoimperialismo, capitalismo voraz, economías en recesión, suspensión y supresión de derechos… )

No obstante, como antes apuntaba, me embarga a la vez una fatal sensación de desasosiego, de inquietud, producto del cariz que está tomando la lucha por la candidatura en el bando demócrata. Prescindiendo de entrar a buscar culpables a la situación (porque ni creo que toda la culpa sea exclusivamente de Clinton por no querer abandonar la carrera, ni creo que sea de Obama por no conformarse con la vicepresidencia), lo que me parece absolutamente evidente es que el único beneficiado de los enfrentamientos es John McCain, que puede dedicar la totalidad de sus esfuerzos a promocionarse y dejar a sus oponentes el trabajo sucio de desprestigiarse entre ellos.

Mis preferencias, conste para evitar malentendidos, están con el senador por Illinois, cuyo programa me parece el más progresista y el más auténticamente resuelto a afrontar, de una vez por todas, la necesaria renovación de la anquilosada sociedad estadounidense de la que les hablaba hace unos instantes.

A ello se suma el hecho de que su candidatura ha llegado al lugar apropiado y en el momento justo. Los Estados Unidos necesitan, desean e incluso demandan (no hay más que ver la fulgurante popularización del fenómeno Obama) un panorama de futuro totalmente diferente y transgresor, hastiados como están de las excentricidades de su actual presidente y de una política de gasto militar e imperialismo que ha agotado económicamente al país y lo ha llevado a la recesión económica en que se encuentra.

Además, estamos atravesando un momento en la aún breve Historia de las democracias en el que los movimientos progresistas y de izquierdas parecen imponerse. La gente quiere líderes que miren al futuro con optimismo, que luchen por el cambio y no por el mantenimiento de los intereses creados. Quieren líderes preocupados por el deterioro del medio ambiente, comprometidos con los Derechos Humanos y tolerantes con la pluralidad. Y quieren, sobre todo, personas honestas y de confianza, que expongan sus ideas a las claras, incluso cuando no son del todo políticamente correctas, y que no recurran a maniobras arteras ni a manidos argumentos demagógicos para captar votantes.

I believe in change, especialmente si sirve para hacer más justo el mundo. Y ello, a corto plazo, depende en gran medida de la conducta y la postura de los Estados Unidos de América, que será una u otra en función de la mano que dirija la batuta de la nación.

¿Dejarán los estadounidenses que, para variar, esa mano sea negra?


Read Full Post »

Escribo este post para presentar este pequeño spot grabado por mí y tres compañeras de clase (con la inestimable colaboración de mi amigo Alfonso y la consiguiente mejora que su presencia supone para el vídeo) para la asignatura de Introducción a la Publicidad. Se trata de una campaña ficticia para potenciar la utilización del transporte público (el Metro en concreto) sobre los tan contaminantes automóviles.

Puede que a alguien le resulte interesante y, en caso contrario, siempre servirá para que se rían (con nosotros o de nosotros, poco importa) y para que vean lo que los estudiantes de Periodismo y Com. Audiovisual hacemos en y para clase: divertirnos y vaguear. Menos mal que no me pilla Bolonia… xD

ACTUALIZACIÓN (9 de abril) : Edito para rendir un pequeño homenaje a los excelentes vídeos del resto de mis compañeros de clase. Iré añadiendo cualquier otro que vayan subiendo a Youtube:

Read Full Post »

Tras el fracaso electoral de Izquierda Unida, que como se ha repetido por activa y por  pasiva desde la directiva federal del partido ha sido consecuencia de un acentuado  “tsunami bipartidista”, han dejado de tener sentido las iniciativas parlamentarias. Con  un sólo diputado (dos, si tenemos en cuenta el de ICV) no se llega a ninguna parte,  especialmente si los apoyos dentro del arco parlamentario que puedes congregar se  reducen a los de otros partidos en tu misma situación de impotencia política (nuestros  hermanos en la adversidad, con UPyD como máximo damnificado a nuestra estela).

Por ello, Gaspar Llamazares, incansable defensor del “cambio de izquierdas”, ha  propuesto a la Comisión Permanente de la federación que elabore un plan de  movilización social que recabe en las calles el apoyo que mediante el “voto útil” y el  “voto del miedo” nos arrebató el PSOE en las urnas. Apoyo obrero, apoyo proletario, que  han de ser el motor que derribe al bipartidismo ante la evidente pasividad de Gobierno  y  oposición, principales beneficiarios de la injusticia antidemocrática que por nombre  lleva “Ley D’Hondt” y por bandera la polarización del electorado.

Así que, queridos lectores, independientemente de si os consideráis socialistas,  peperos, de UPyD (¿se diría upeyderos o upeydistas? xD), republicanos, monárquicos,  derechistas o izquierdistas; os llamo a que ejerzáis el que, a mi modo de ver es vuestro  derecho y deber ciudadano fundamental: la defensa de la democracia.

¿Cómo puede ser justo un sistema que anula el voto de casi un millón de españoles e impide que se escuchen voces de mayor peso que otras cuya soflama encontramos hasta en la sopa? ¿Cómo puede ser una democracia justa y fuerte con una discriminación de base tan evidente como indignante?

La solución no puede venir sino de la calle, de la movilización, de la protesta. “La democracia es ruidosa”, dijo uno de los padres de nuestra Constitución, y nuestro deber es garantizar que se escuchen todos los sonidos, independientemente de a quién molesten.

Nos vemos bajo las pancartas. Salud y república.

Read Full Post »

El mundo de hoy… Sí, me he pasado un buen rato dando vueltas al titular, buscando algo original y sólo me ha salido esto. ¿Qué querrá decir? A primera vista, seguramente, estarán pensando en asuntos como las guerras, la crisis económica global, las negociaciones para la incorporación de nuevos países a la OTAN, la inminente cumbre de Bucarest, China y sus derechos humanos Juegos Olímpicos, las elecciones presidenciales estadounidenses, o algo por el estilo.

Pues va a ser que no. Frío, frío. Lo siento pero no es ninguna de estas cosas. ¿No recuerdan que buscaba algo con un mínimo de originalidad? Pues…. ¡no lo conseguí! Voy a hablarles de la portada de El Mundo de hoy. Ingenioso, ¿no es cierto?

Tranquilos, que para compensarles por el chascarrillo anterior – de cuya ínfima calidad soy consciente – he decidido darles 2×1 en chistes malos. Lo que sucede es que, debo reconocerlo, el segundo alarde de originalidad que les voy a mostrar no es mío, sino de los periodistas del conservador diario El Mundo que, dicharacheros ellos, han salido hoy a los kioskos con un trabalenguas en portada:

(Click para agrandar)

elmundo_p_1.jpg

El PSOE premia al PNV que apoya a la alcaldesa proetarra de Mondragón

Mientras los nacionalistas se negaban a secundar la moción de censura en la localidad donde fue asesinado el ex concejal Isaías Carrasco, los socialistas del Congreso les regalaban un puesto en la Mesa y los del Senado les prestaban seis escaños para formar su propio grupo.

No quiero hacer juicios ideológicos de este curioso titular trabalenguas, ya que no es ese el tema que más me preocupa en este momento. Lo que de veras me llena de inquietud es la desvirtuación constante a la que El Mundo – y en general la derecha mediática – somete al periodismo español.

Esta portada me suscita varias preguntas:

  • ¿En qué datos, en qué argumentos de peso se apoyan los plumillas de Pedro J. para afirmar que las concesiones del PSOE (un puesto en la mesa del Congreso y varios diputados para formar grupo en el Senado) no son, como mantienen los socialistas, un gesto hacia la pluralidad, sino que son premios al PNV?
  • ¿Cómo se atreven a afirmar que, por el hecho de no haber suscrito la moción de censura contra la alcaldesa de ANV en Mondragón, el PNV es un partido proetarra, desechando de plano – ni lo mencionan – la posibilidad de que los peneuvistas traten de evitar sumar razones para que ANV recurra al victimismo?
  • ¿Cómo se permiten, en última instancia, el lujo de atribuir a la alcaldesa de Mondragón vinculaciones con el terrorismo, cuando ni siquiera la justicia – a quien correspondería hacerlo – ha establecido dichas conexiones?
  • ¿Por qué la derecha mediática no hace el esfuerzo, por el bien de la democracia, de renovarse como lo ha hecho la derecha parlamentaria y abandonar el terrorismo como vía de oposición?
  • ¿Desde cuando se ha convertido enjuiciar en una labor de los medios, que además parecen creerse dotados de una infalibilidad que les exime de ofrecer puntos de vista alternativos al que su propia línea editorial sostiene?
  • ¿Tan desinformados están en la redacción de El Mundo que no se dan cuenta de que la decisión de ceder un puesto en la Mesa del Congreso y de prestar senadores al PNV estaba tomada y anunciada por la cúpula del PSOE mucho antes de que PNV se negara a suscribir la moción? ¿Cómo puede entonces ser un premio que se les da olvidando una traición que ha sido perpetrada a posteriori?

Y paro, porque quiero dejar espacio a que reflexionen por sí mismos, con este ejemplo claro de periodismo sensacionalista delante, acerca de la situación de la prensa y el periodismo en general en nuestro bipolar país.

Por cierto, si alguien da con las respuestas a las preguntas anteriores no tiene más que dejar un comentario, aunque en principio son cuestiones retóricas que a mi juicio carecen forzosamente de contestación.

Read Full Post »